Claves para una dieta sana y equilibrada

Para que nuestra dieta sea sana y equilibrada debe contener todos los nutrientes y en las cantidades adecuadas, para que nuestro organismo tenga cubiertas todas sus necesidades y no tenga carencias. Esto nos ayudará a prevenir enfermedades, a retrasar el envejecimiento, a sentirte mejor y a disfrutar de una buena calidad de vida.

Para lograr que tu dieta sea sana y equilibrada debes seguir estos consejos:

  1. Incluye variedad de alimentos

Una alimentación variada en alimentos nos va a proporcionar todos los nutrientes que nuestro cuerpo necesita para funcionar bien. Se han de añadir de todos los grupos (pescados, verduras, cereales, frutas, frutos secos, aceites, lácteos, carnes, etc.), ya que ningún alimento contiene por sí mismo todos los nutrientes necesarios.

Con todos ellos obtendremos los hidratos de carbono, las proteínas, las grasas, el agua, la fibra y las vitaminas y minerales que necesitamos para nuestro día a día.

2. Come más frutas y verduras

En cualquier dieta sana y equilibrada el consumo de frutas y verduras debería ser diario y al menos 5 raciones cada día, como mínimo 3 raciones de frutas y 2 de verduras.

Las frutas y las verduras nos aportan antioxidantes, fibra y minerales y vitaminas que nuestro organismo no puede fabricar, es decir, son esenciales. Además nos aportan hidratos de carbono sencillos.

Consumir más frutas y verduras es importante ya que se asocia a menor mortalidad, menor riesgo cardiovascular y menor incidencia de cáncer.

3. Consume más proteínas vegetales

Además de las carnes, pescados, huevos, lácteos… que son alimentos que nos aportan proteínas de origen animal, existen alimentos de origen vegetal que nos aportan gran cantidad de proteínas como son las legumbres, los frutos secos y algunos pseudocereales como la quinoa. Estos alimentos son muy recomendables en cualquier dieta sana y equilibrada ya que además de proteínas nos aportan fibra, hidratos de carbono de absorción lenta o grasas cardiosaludables.

No te olvides de incluirlos a diario en tu alimentación. Puedes tomarlas en guisos, ensaladas, en forma de hummus.

4. Controla las cantidades

Comer en las proporciones adecuadas te ayudará a mantener tu peso saludable y a darle a tu organismo los nutrientes que necesita.

5. Organiza tus comidas

Otra de las claves de una dieta sana y equilibrada es el correcto reparto de los alimentos a lo largo del día. Organiza tus comidas de forma que te sea fácil poder seguirlas y controlar así tu apetito. No es necesario hacer las 5 comidas al día si no te apetece, lo importante no es el número de comidas que hagas, sino la calidad y la cantidad de éstas.

Fijarte unos horarios para comer según tu rutina de trabajo, estudios, ejercicio… te ayudará a controlar el hambre sin necesidad de pasarte todo el día picoteando.

6. Para beber, agua

Para cuidar tu salud y tu alimentación bebe agua. Olvídate de los refrescos y zumos envasados, te aportan demasiado azúcar por lo que te quitan poco la sed, te obligan a beber más y perjudican a tu peso y a tu salud.  

7. Reduce el consumo de ultraprocesados

Por último, y no menos importante, te aconsejo que reduzcas la frecuencia poco a poco con la que comes productos ultraprocesados: dulces, snacks, refrescos, bollería industrial, productos precocinados… Estos son muy pocos nutritivos y te aportan muchas calorías. Si no los compras, no tendrás la tentación de consumirlos.

Este sitio web utiliza Cookies para su correcto funcionamiento y recopilar información estadística sobre su navegación. Puede configurar, rechazar las cookies, u obtener más información clicando la opción    CONFIGURAR
Privacidad
×